Lecturas que recomiendo

Volpi, Franco. Il nichilismo. Roma–Bari, Laterza, 1996 (1ª edizione)–2005 (2ª edizione). Trad. al español, a cargo de I. del Rosso y Alejandro G. Vigo, con el título de El nihilismo, Ediciones Siruela, 2007, 220 pp.

Breve comentario sobre la segunda edición italiana

Franco Volpi nos ofrece, por medio de esta obra, una reconstrucción histórica del nihilismo, esto es, la historia del concepto y del problema. En este sentido –nos advierte–, el término «nihilismo» aparece en los siglos XVIII y XIX en las controversias que caracterizan al idealismo alemán. Y si bien en la segunda mitad del siglo XIX se convierte en tema general de discusión, sin embargo emerge como problema, con toda su virulencia y bastedad, en el siglo XX. La reconstrucción referida será llevada a cabo a través de 16 capítulos, para concluir la obra en el capítulo 17 titulado «¿Más allá del nihilismo?». El lector de esta enjundiosa obra de Volpi podrá encontrar citada una profusa y pertinente bibliografía que es de fundamental importancia para adentrarse en el estudio profundo de la temática en cuestión (ver pp. 179–209).

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

MARTIN, Malachi. Los Jesuitas. La Compañía de Jesús y la traición a la Iglesia Católica Apostólica Romana. Trad. al castellano de la obra inglesa The Jesuits (1987), a cargo de Margarita Álvarez Franco. México, Lasser Press Mexicana, 1988, 507 pp.

Breve comentario sobre la segunda edición castellana

El libro se abre con esta afirmación «El papado y la orden jesuita –la Compañía de Jesús, para mencionar dicha Orden por su nombre oficial– están en estado de guerra» (p. 11). Aunque, advierte el autor, en esta guerra se han agregado, del bando jesuita, muchos grupos de religiosos y seglares (p. 23). La guerra, podrá advertir el lector, tiene su origen a partir de la transformación esencial que ha sufrido la Compañía consistente en la asunción de los principios sostenidos por el modernismo de tiempos de san Pío X y la consiguiente naturalización de la fe católica. Señala Martin que, en toda la historia de la Compañía, hubieron dos Superiores Generales de origen vasco: quien la fundó, Iñigo de Loyola, y quien la destruyó: Pedro Arrupe. El autor, que organiza la obra en cuatro partes de 24 capítulos, va desarrollando las vicisitudes de la referida guerra.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

GARCÍA BAZÁN, Franciso. El gnosticismo: esencia, origen y trayectoria. Bs. As., Guadalquivir, 2009, 235 pp.

Breve comentario

Nos atrevemos a afirmar, sin temor a equivocarnos, que este libro recoge la madurez del autor en lo que respecta a los estudios gnósticos. La parte primera, antes de la consideración de la naturaleza del gnosticismo (cap. I), nos da a conocer los recientes descubrimientos sobre el estudio del fenómeno en cuestión. Esta parte incluye, además, otros dos capítulos: el II, sobre “Judas el Traidor” y el III, sobre el evangelio de Judas. La segunda parte, que consta de tres capítulos, hace referencia a la cuestión del origen del gnosticismo. Finalmente, en la tercera parte, el autor se aplica al estudio de la Iglesia primitiva, la situación primigenia de los gnósticos en su seno y la suerte de los mismos a partir –afirma el autor– del encaminarse de la Iglesia hacia el gobierno monárquico. Cabe consignar, finalmente, una apreciación en lo que respecta al autor de la obra: el Profesor García Bazán se cuenta entre los más destacados estudiosos del pensamiento gnóstico del mundo.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

CATURELLI, Alberto. Historia de la Filosofía en la Argentina. 1600–2000. Madrid, Ciudad Argentina, 2001, 1486 pp.

Breve comentario

La obra en cuestión es única en su género en América. En efecto, no existen historias de las filosofías en otros países del Continente que hayan referido la filosofía desde sus inicios en el siglo XVII hasta nuestros días. El Profesor Caturelli, mediante un trabajo meticuloso y exhaustivo, iniciado en el año 1954, nos brinda esta obra cumbre mediante la cual el lector podrá acceder al pensamiento de innumerables filósofos de los cuales podrá encontrar un estudio profundo y minucioso de la obra, amén de su bibliografía completa. El autor, al final de la obra, dedica casi 500 páginas a la consignación de las obras de los autores estudiados (pp. 960–1450). Esta obra de Caturelli será siempre una referencia obligada para quien quiera dedicarse al estudio serio de la filosofía en Argentina.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

VOEGELIN, Eric. The New Science of Politics. An Introduction. Chicago, The University of Chicago Press, 1952. Trad. al castellano a cargo de Joaquín Ibarburu, con el título de La nueva ciencia de la política. Una introducción. Bs. As., Editorial Katz, 2006, 1ª edición, 234 pp.

Breve comentario sobre la segunda edición castellana

La obra de Voegelin, tal como lo indica su mismo título, es una introducción a una nueva ciencia política. Voegelin sostiene, sin ambages, que el positivismo ha destruido la ciencia política. Voegelin considera que es menester llevar a cabo una interpretación política desde categorías provistas por la teología. De este modo, el autor cree advertir la influencia del gnosticismo en ciertas teorías políticas modernas. De allí que deba procederse, desde su óptica, y como muy lo señala Del Noce, a una desmitificación invertida; es decir, aquello que debe ser desmitificado es el espíritu de modernidad o, para ser más precisos, la «mística del hombre nuevo», esto es, la idea de una transfiguración de la naturaleza humana a través de un proceso de autoredención (la gracia sustituida por la revolución)[1]. Otorga tanta influencia al gnosticismo en el movimiento de ideas de la modernidad que llega a afirmar: «La herejía gnóstica fue el gran adversario del cristianismo en los primeros siglos, e Ireneo recogió y criticó sus múltiples variantes en su Adversus Haereses (circa 180), un tratado sobre el tema que debe seguir consultando el estudiante que quiera entender las ideas y los movimientos políticos modernos»[2].

Notas

[1] En Eric Voegelin. La nuova scienza politica. Con un saggio di Augusto Del Noce su Eric Voegelin e la critica dell’idea di modernità. Torino, Borla (Documenti di cultura moderna), 1968, p. 9.

[2] Eric Voegelin, La nueva ciencia de la política. Una introducción. Bs. As., Editorial Katz, 2006, 1ª edición, p. 155.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

LASA, Carlos Daniel. Por una educación que eduque. En Educación y Excelencia humana. Vigencia de la educación humanista. Villa María, Ediciones del IAPCH (Universidad Nacional de Villa María), 2007, pp. 11–131.

Breve comentario

Este escrito se estructura en dos partes: una pars destruens y una pars construens. La primera parte demuestra la imposibilidad de educar a partir del historicismo el cual, negando la existencia de la Verdad más allá de la historia, deja al hombre huérfano de una instancia a través de la cual medir sus actos, calificándolos de bueno o de malos, si se ajustan o no a dicha instancia, y, con ello, se produce la absorción de la ética por parte de la política. De este modo, todos los valores son puramente históricos y, en consecuencia, esencialmente contingentes y cambiantes. Así, entonces, desde este relativismo absoluto, ¿cómo la escuela puede educar en valores? La segunda parte, se propone recuperar la instancia metafísica para refundar la ética y la escuela. Para ello será menester partir de una filosofía del ser que, reconociendo la inteligibilidad del mismo, funde un pensar verdadero, único capaz de conducir al hombre al auténtico progreso. Finalmente, en dos excursus, el autor, por un lado, poner de relieve la dependencia del pensamiento marxista de la sentencia «el maestro es un trabajador de la educación» y, por otro lado, destaca que el auténtico progreso, el cual es siempre progreso en la verdad, se funda en la tradición y no en la revolución.

Créditos

Diseño y gestión digital: @Condolasa

Créditos

Edición de contenidos: @SBroggi