¿Por qué el discernimiento está reemplazando a la doctrina?

¿Por qué el discernimiento está reemplazando a la doctrina?

Hace un tiempo publicamos un artículo titulado “Doctrina y discernimiento en la Iglesia Católica”. Allí nos ocupábamos de comentar una entrevista hecha al General de los jesuitas, al Padre Arturo Sosa. Este sacerdote sostiene que: “La Iglesia se ha desarrollado durante siglos, no es un pedazo de cemento armado… ha nacido, ha aprendido, ha cambiado… para esto se hacen los concilios ecuménicos, para puntualizar los desarrollos de la doctrina. Doctrina es una palabra que no me agrada mucho ya que conlleva en sí la dureza de la piedra. Por el contrario, la realidad humana es más matizada, no es jamás blanca o negra, es un desarrollo continuo…”. Ante esta anterior afirmación, el entrevistador Rusconi le pregunta: “¿Existe una prioridad de la praxis del discernimiento sobre la doctrina?” Y Sosa le responde: “Sí, aunque la doctrina forma parte del discernimiento. Un verdadero discernimiento no puede prescindir de la doctrina”.

Veamos: ¿por qué, para el Padre Sosa, existe una prioridad de la praxis del discernimiento sobre la doctrina (o, simplemente, manifiesta un evidente desagrado para con esta última)? Pareciera que la doctrina no le resulta particularmente agradable por cuanto la misma es sinónimo de dureza, de inmovilismo y, por esta razón, se le presenta como opuesta a una vida que es movimiento, desarrollo continuo. El discernimiento, en cambio, va asumiendo ese desarrollo o movimiento incesante, permitiendo, en consecuencia, que la Iglesia siempre esté presente en la vida de los hombres y de los pueblos. Y como en esta postura el discernimiento es acto primero, el mismo va a ejercer cambios profundos en la doctrina para ponerla en consonancia con la vida de los hombres y de los pueblos.

Cabe preguntarse: ¿qué presupuestos filosóficos anidan en esta posición del Padre Sosa?

No nos cabe duda alguna que la postura que se esconde detrás de la doctrina actual del discernimiento es una razón, que calificaríamos como romántica, y que encuentra en Herder a su principal mentor. Herder, al igual que los románticos, se oponen a una visión fragmentada propia del iluminismo, el cual establece una escisión entre razón y sentimiento, cuerpo y alma. Para ello, Herder asumirá la categoría de expresividad como la noción central de su pensamiento. Así, entonces, tanto la vida humana como su actividad serán consideradas como expresiones. Aquí es preciso advertir que esta doctrina no implica una vuelta a la metafísica (como si la expresión fuese concebida como una manifestación de un orden ideal que existe de un modo independiente del pensar y del querer del hombre, quien está llamado a realizarlo): para el romántico, expresión no es sino la concretización, en la realidad externa, de algo que sentimos o deseamos.

Esta teoría expresivista de Herder permite la difusión de una concepción que sostiene que, tanto el individuo como cada pueblo, tienen su propia manera de ser. Para este expresivismo, entonces, la idea que realiza el hombre no está determinada de antemano, como en Aristóteles, sino que estará completamente fijada cuando llegue a su cumplimiento ‒de allí la singularidad de cada hombre y de cada pueblo‒. Pero hay más. El expresivismo añade esto: que la realización de una forma mediante la acción, clarifica o determina lo que esa forma es. Tanto el sujeto como el pueblo sólo pueden clarificar sus aspiraciones, sus propósitos, al manifestarse.

La realización de la forma permite, además, develar su sentido. La auto-conciencia sólo se alcanza luego de la expresión, esto es, luego de la realización en la realidad externa de algo que sentimos o deseamos. Aparece, como puede advertirse, una nueva idea de racionalidad: ésta ya no es principio de conformidad con el orden eterno de las cosas, manifestado en la naturaleza, sino auto-claridad (Besonnenheit). Sólo en la expresión se alcanza la completa mismidad y sólo en ella conquistamos la libertad; ser libre, así, equivale a la auto-realización. La verdad no es previa al desarrollo: sólo se alcanza en la realización.

Lo referido nos pone de manifiesto que en el expresivismo reside un a priori: todo sujeto, sea individual o colectivo, que se auto-realice y auto-esclarezca, debe ser reconocido como valioso intrínsecamente.

De lo dicho hasta el momento puede advertirse que el punto de partida de esta concepción no es el ser (objeto propio de la metafísica) sino el modo de ser de cada hombre y de cada pueblo. Pero entonces, si la inteligencia humana no puede encontrarse jamás frente al ser como principio constitutivo de todo lo que es, sino frente a diversos modos de ser, históricos y situados, entonces resulta imposible a esta inteligencia adquirir verdades que tengan validez universal y necesaria y que sean trans-históricas: la inteligencia será capaz de conocer categorías aplicables sólo a un determinado modo de ser e imposible de transferir a otros. Si no hay ser sino sólo modos del ser, entonces no pueden existir principios comunes a todo lo que es. La universalidad de la verdad, en consecuencia, cede su puesto a un conocimiento regional e histórico, expresión de un modo de ser concreto.

La reflexión teológica, consecuentemente, ya no podrá partir de verdades eternas, trans-históricas, que existan por encima de los modos del ser; la reflexión teológica pasará a ser una meditación situada, encarnada en la vida peculiar de cada pueblo, de cada comunidad histórica. Y como cada pueblo, en tanto que es, es, a la vez, verdadero y bueno, en él reside una sabiduría de la cual es preciso echar mano para realizar una inteligencia de la fe cristiana (que, en tanto encarnada, sufrirá los avatares cambiantes del hacerse de los pueblos).

Este será el trabajo de discernimiento que deberá realizar esta nueva Iglesia. Esta nueva “teología”, de impronta romántica, conlleva una nueva noción de ser y de verdad que da lugar a una fragmentación de la fe y de la vida de la Iglesia. Para esta visión particularizada de la fe, la doctrina de la Iglesia Católica predicada durante dos mil años se presenta como el enemigo a vencer por cuanto la misma es manifestación de unidad y no de diversidad. Para horadarla será preciso alentar los diversos modos de expresar y vivir la fe católica.

Cuando el cristiano viva, practique esta diversidad esencial, la fe común y universal de la Iglesia pasará a ser una pieza de museo y, si bien es cierto que la Iglesia podrá hacerse una con el mundo, no podrá evitar conducirse a su propio suicidio.

Anuncios

Etiquetado como: , , , , ,

Clasificado en:Reflexiones, Religión

7 comentarios »

  1. Excelente. Muchas gracias

    Enviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.

  2. Me parece que otro error de los expresivistas es que la proposición “modo de ser” implica el reconocimiento implícito (no confeso o inconsciente por parte de los expresivistas) de la existencia de un SER como unidad. Y en ello se contradicen.
    Si ellos hablan de “modos”, están hablando de diferentes maneras de expresión de algo UNICO, como es el SER. Es decir de algo que ya ES (ex ante).
    Por ejemplo, hay distintos “modos” de ver, diferentes perspectivas, ángulos, enfoques, etc. Pero el VER es UNO, como función visual del ojo…siempre la MISMA. Y el ojo que VE también es UNO (como órgano visual) EX ANTE.
    Lo que antecede es el SER (en mi burdo ejemplo, el ojo, ES), y luego vienen o derivan sus “modos”.
    La proposición expresivista “modos de ser” implica un reconocimiento no consciente (quizás) del SER como UNIDAD (como BASE). Si esto es así, se contradicen.
    Lo añado como comentario a tu texto como otro error o contradicción tal vez, de los expresivistas.
    Pero bueno, Carlos, de esto sabes vos que sos filósofo y no yo que soy abogado…ja.
    Tomálo como una reflexión al pasar. Me gustó tu artículo.
    Y siempre es un placer leerte.
    Un abrazo.
    Gaby

  3. Excelente su análisis de la cuestión en sí misma.

  4. Muy bueno, como siempre!!
    …Desafío: reveer la noción de “unidad”…, la que no con conlleva implícitamente la negativa a la “diversidad “…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Créditos

Diseño y gestión digital: @Condolasa

Créditos

Edición de contenidos: @SBroggi

A %d blogueros les gusta esto: