Especialistas en educación visitan a Platón (Segunda parte)

Emilse le pide la cita a Dios

Más tarde, ese mismo día, Emilse se enfrascó en su camisón y se dispuso a hablar con el de arriba. A decir verdad, estaba un poco nerviosa: hablar con Dios no es cosa de todos los días y, mucho menos, para pedirle una cita con Platón. Hizo la señal de la cruz, se hincó y le expresó a Dios abiertamente su deseo. Para su sorpresa, Dios le contestó de inmediato:

– Emilse, celebro tu pedido ya que coincide con mi preocupación. ¿Qué pasa con la educación por ahí? Lamento ser tan gráfico y burdo, pero, como quien dice, ¡“no dan pie con bola”! Me parece que Platón podrá orientarlos. Pero, una pregunta antes: ¿para qué están los Diálogos? ¿Los leyeron?

– ¿Qué Diálogos, Señor?

– Dejémoslo ahí, mujer –dijo Dios con resignación–. Dile a tus colegas que mañana mismo tendrán la cita con Platón.

Al día siguiente, más precisamente a la hora en que el sol caía perpendicular a la Tierra, la ilustrada comitiva emprendió su viaje. Se contaban en las combis, rentadas por el gremio docente: el Ministro, por supuesto (que obligó a los Directores díscolos a dejar en la Tierra los petardos y los redoblantes); una docena de Licenciados en Ciencias de la Educación; un Licenciado en Ciencias de la Educación trucho; tres Magister en Gestión Educativa; un cuasi Doctor (que estaba terminando, por esos días, su tesis sobre “El impacto de Microsoft Excel en el Jardín de Infantes”) y un Post-Doctor por FLACSO México. Completaban la comitiva, Directores y Directoras a secas, Supervisores varios, el cafetero del Ministro y el Secretario General del Gremio Docente.

El contingente camino al cielo

Ni bien llegados al Cielo, una guardia de ángeles palpó a la comitiva de cabo a rabo por temor a que portaran elementos que les sirvieran a la hora de hacer un piquete… no vaya a ser que aprovecharan también esta oportunidad celestial para hacer un reclamo salarial. Sin embargo, el propósito de la comitiva era mucho más noble: resolver, de una vez por todas, el problema educativo. San Pedro les dio el ok. y una troupe de querubines condujo a los visitantes hasta Platón.

El venerable Maestro acababa de terminar un Simposio consistente en: un diálogo sobre la educación, acompañado por una picada de salamín, queso, aceitunas, pan y vino. Lo secundaban algunos de sus discípulos, a saber: Aristóteles, Teofrastro, Plotino, Proclo, Porfirio y Numedio de Apamea.

Como no podía ser de otra manera, el Ministro tomó la palabra:

– Venerable Maestro: ciertamente… de alguna manera y en cierto sentido…ehh… la educación vendría a ser una cierta especie de dispositivo foucaultiano… ehh… que se manifiesta como una estrategia escolar, vinculante a la deconstrucción reconstructiva…ehh…

Platón alzó sus pobladas cejas y, atónito, no pudo pronunciar palabra alguna por primera vez en su vida. Una vez superada su perplejidad, atinó a decir:

– Los sofistas están acá al lado, muchachos. ¿Uds. están seguros que no los buscan a ellos?

Emilse, que no por no poseer título, carecía de sensatez, se apresuró a decir:

– No Maestro, venimos por Ud.: queremos que nos ayude a resolver el problema de la repitencia en el C. B. U.

– ¿Y qué tiene que ver mi doctrina del Cosmos, del Bien y del Uno con la repitencia?

Un Licenciado, con vasta experiencia académica, le aclaró de inmediato:

– No Maestro, estamos hablando del Ciclo Básico Unificado y del problema de la sobre–edad de los pibes.

A lo que Platón también replicó de inmediato:

– ¿Es que Uds., acaso, no tienen grandes maestros y enseñanzas que a los alumnos les llene el alma?

La picada de Platón

El mismo Licenciado que parecía preparado, tratando de superar la situación embarazosa, aclaró en un rapto de genialidad:

– ¡Ya tenemos los conocimientos significativos y los maestros, venerable Platón! Yo considero, e insisto en este punto, Ministro   –remarcó esto sosteniendo la mirada de su superior con una indisimulada soberbia–, que la gran solución a este gran problema es sumar 10 días a las 180 jornadas de clase, es decir, quedarse con 190 días de clase.

Una Magister, especialista en Supervisión de Planes, Programas y Currículas, buscando posicionarse ante los ojos del Ministro, recordó que, con tantas jornadas, no habría tiempo para tomar los Coloquios. Fue entonces cuando los integrantes de la comitiva recordaron que estaban frente a Platón y dirigieron todas sus miradas hacia él esperando una respuesta. El Maestro no salía de su estupor. Y buscando alguna solución que pudiera venir de sus discípulos, giró su cabeza y vio que Proclo, con un gesto de “nos tomamos el buque”, había emprendido la retirada junto a sus amigos. En ese momento, Platón, desorientado, vio que Horacio se paseaba tranquilamente por los Jardines del Edén y recordó: “¡La dorada medianía!”… y hasta alcanzó a pronunciarla. Emilse pensó que el Maestro deliraba a causa del vino que había tomado en el Simposio.

– ¡Ya está, muchachos! –expresó Platón con irónica alegría–: ni 180 ni 190 días… la dorada medianía horaciana… se los traduzco: partamos por la mitad: ¡185 días!

El Licenciado trucho tuvo la infeliz idea de romper el mágico momento en el que habían resuelto el problema educativo y, sin preámbulos, deslizó esta desafortunada inquietud:

– Platón, ¿qué herramienta informática recomendaría para el aula: Wikipedia, Google o Bing?

Sorpresivamente, Platón salió corriendo despavorido, perdiendo, en su huída, una sandalia. Cuando se detuvo a recogerla, uno de los Directores a secas, aprovechó la circunstancia y le gritó:

– Y los Certificados de este Encuentro, Maestro… ¿a quién se los pedimos?, ¿nos van a dar puntaje?

F I N

Colaboraron en este post, Doña Onírica, la PerfectaCondolasa Arroz.

Anuncios

Etiquetado como: , , , , , ,

Clasificado en:Educación, Humor

11 comentarios »

  1. Muy bueno, Carlos!

  2. Estimado Daniel:

    Me da mucho gusto saludarte por este medio y te felicito por tu iniciativa. Contribuye en gran manera a la clarificación del estado de cosas en la educación contemporánea.
    Hablar de los clásicos citados por ti, es retomar el valor supremo de la Verdad, la Bondad, la Belleza,el Ser, la Justicia, negados por las pedagogías actuales, tan vacias como superficiales y antinaturales.
    Devolver a la educación ese aspecto metafísico, es en mi opinión, el reto de los docentes que aún conservan el sentido común. Si no se atiende tu invitación,a leer y estudiar los clásicos, no vislumbro como se pueda realizar esta meta.
    Gracias por tu aporte y por la medicina del humor.

    Vaya desde estas tierras, tan visitadas por ti, un saludo y un abrazo de tu amigo:
    Bernardo Castillo M.

    • Estimado Bernardo: te agradezco tus palabras y me da mucho gusto recibir tu mensaje. Espero que te encuentres muy bien al igual que toda tu familia. Yo estoy de vacaciones hasta los primeros días del mes de febrero. Espero que todo ande bien por la Universidad. Un saludo para todas las personas amigas y un abrazo para vos, amigo, aunque la distancia nos separe, en el corazón y en la mente

  3. Estimado Dr. Lasa: me alegro por este nuevo blog que ha iniciado. Le deseo lo mejor y siempre lo recuerdo con gran afecto, desde el tiempo en que tuve el gran gusto de recibir sus clases de filosofía medieval en el Seminario de San Luis. Un abrazo y muchas bendiciones para Ud. y su familia.
    P. Miguel Angel Comandi.

  4. Estimado Daniel, qué refrescantes estos diálogos platónicos-miisteriales… los cuales , me parece, a iguales realidades en las distintas regiones de la golpeada Argentina. Vamos al rescate del sentido común , de la sensatez y , por supuesto, de unos buenos salames de Colonia Caroya y un muy buen vino Torrontes …salteño.
    Avanti con el buen humor!!
    Su conmilitón Aldo

  5. Querido Profesor:
    Me alegra en el corazón saber que difunde sus ideas y su forma “peculiar” de ver el mundo por la compleja simplicidad de la WWW. Ni bien fui anoticiado de que había usted abierto esta ventana me dispuse a leer algún artículo de los que, con su ironía devastadora como el método crítico de Kant, se dispuso a regalarnos. No me cabe la menor duda de que este nuevo proyecto tendrá el mayor de los exitos… no para Ud. principalmente, sino para quienes “consumimos” esa porción de Sabiduría.
    No solamente me comunico con Ud., por este comunicacionalmente limitante medio -valga la aclaración-, para felicitarlo, sino para expresarle un par de ideas que este artículo, “Especialistas de la educación visitan a Platón”, generó en mi…Paso a explicarle:
    Creo que, tanto en los “especialistas” como en “Platón”, se encuentran los dos extremos -opuestos radicalmente- de una relación. Y como extremos, les falta el justo medio: donde hayamos la verdad. Los especialistas, son quienes deben empujar un carroaje -valga el ejemplo-. Son la fuerza bruta que se ve compelida a “transformar” la realidad, digamos, social de la educación. Quienes lidian con el nene caprichoso, el hambriento, el problemático, el inteligente, etcétera. Todos los días afrontan “esa” realidad y tienen el deber de enseñar en esa realidad. Digamos que son la fuerza de choque del sistema.
    En cambio Platón, es quien dirige – o debería- ese carroaje. Es quien se encarga de decir hacia donde vamos… y con fundamento, no lo dice porque si.
    A lo que quiero llegar, es que teoría y práctica no pueden estar separadas. Los especialistas necesitan de los “Platones” para transformar la realidad en la que viven de acuerdo a un sistema de ideas diseñado para un fin -función de los Platones-. Y a su vez, los “Platones” necesitan de los “especialistas” para que su concepción del mundo sea realizada “en” el mundo. Son como dos caras de una misma moneda, la una no puede ser sin la otra. Ni la una ni la otra son imperfectas en si mismas, pero estamos llamados -por vocado- a realizar el Bien.
    Son dos piezas de un mismo rompecabezas.
    Los Platones nos diran qué es el Bien, y con razones de por que eso que dicen es el Bien debe ser considerado el Bien. .Los especialistas, en cambio, tomarán -o deberían- esa Idea de Bien, y la llevarán a cabo en el mundo.
    Dos funciones, una de carácter teórico, la otra de carácter práctico; sin embargo, la perfección será realizada cuando la persona -ni Platones ni especialistas- logre conjugar en su personalidad la Idea y el ejercicio de la Idea, en simples palabras: “Hacer” el “Bien”…”Evitar” el “Mal”, primer mandato de la razón práctica. Verbo y Sustativo deben ir unidos siempre. Si están separados son como palabras sin significado, sin representación. EL VERBO REALIZA EL CONTENIDO DEL SUSTANTIVO, Y EL SUSTANTIVO SE VE REALIZADO POR EL VERBO.
    Volcado al artículo, podemos tener dos visiones: la “ineptitud” de los especialistas (verbo) por carencia de Ideas a realizar- ya que van a consultar al Maestro- y la “ineptitud” de Platón (sustantivo) para resolver problemas -al correr aturdido ante el vacío de los especialistas-… ¿Y que pasa con los alumnos? Tienen “profesores” sin capacidad intelectual, e intelectuales que huyen a ante semejante berbarie de cuerpo docente. Creo que la triple lectura que nos brinda en el artículo es fundamental de considerar. Es un triángulo que aún no descubre su dignidad:la de tener tres lados…indispensables el uno para los otros.
    No tengo dudas de que este tema debe ser uno de los ejes en Filosofía, con lo que quiero decir que mi comentario puede ser una espantosa burrada o, con mayor dignidad, una repitencia de lo ya dicho millones de veces, en miles de espacios y por cientos de personas.

    Nuevamente lo saludo y lo felicito por este nuevo éxito de su parte.

    Que siga empachando gente con sus ideas.

    Andrés.

  6. Muy bueno¡ Dios y su Santa Madre lo bendigan¡

  7. Estimado Doctor Lasa, cuanta verdad narrada con tan sabias palabras.
    Lo felicito!!!

  8. Estimado Maestro:
    Con entusiasmo he recorrido las lineas que conforman este cuento irónico sobre nuestra Educación en Argentina y a medida que avance en la lectura, con mi risa, acordaba con las descripciones del relato.
    Cuanto nos falta a los docentes recorrer para ver la realidad que nos envuelve y descubrir el sentido de una educación que eduque.
    Agradezco el haberme ofrecido esta lectura que sin duda me deja pensando en mi misión educativa.
    Hago propicio el motivo para saludarlo cordialmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Créditos

Diseño y gestión digital: @Condolasa

Créditos

Edición de contenidos: @SBroggi

A %d blogueros les gusta esto: