Por la existencia de una escuela media

Por la existencia de una escuela media

En nuestro escrito «De cómo el hombre se anguiliza y empobrece el mundo», señalábamos que la Argentina, para ser una gran Nación, necesitaba ocuparse de ofrecer una profunda y amplia cultura al hombre argentino como condición de posibilidad para construirla. En este sentido, la educación es una instancia fundamental. Sin embargo, el sistema educativo argentino se ha puesto al servicio de la lógica de la utilidad, y se ha convertido en un dispositivo que privilegia la existencia de un hombre puesto, todo él, al servicio de la producción. Una prueba de ello es la existencia del denominado “polimodal” el cual se ocupa de ofrecer al alumno destrezas y estrategias para incorporarse al mundo laboral. El cultivo del hombre ha quedado absolutamente olvidado y, con ello, el hombre inculto ha proyectado una sociedad en la que se hace difícil vivir “de modo humano”.

Consideramos que la escuela media no debe considerarse como un paso, como un tránsito hacia la Universidad, sino que posee un fin en sí misma. Es “media” por cuanto media entre el hombre no cultivado y la formación completa del hombre educado. Es ella la encargada de dar “forma humana”, de cultivar integralmente al educando. No se trata de empequeñecerlo dotándolo de una determinada destreza para hacer empanadas, freír churros, cultivar papas o hacer estadísticas. Se trata de darle forma, y forma humana total. Ello supone la adquisición de virtudes intelectuales y morales. Un alumno de la escuela media debería saber reflexionar, porque es capaz de conceptualizar,  de formular juicios y raciocionios. Debería poseer los hábitos del pensamiento riguroso que, sin pretenderlo la escuela media, serán la base fundamental para cumplir con uno de los fines esenciales de la Universidad: la investigación. Pero, simultáneamente, debería ser capaz de hacer el bien porque durante los seis años de escuela media se ha ocupado de moderar su voluntad y sus pasiones, adquiriendo los hábitos de la prudencia, de la justicia, de la fortaleza y de la templanza. Un verdadero estudiante de la escuela media debería orientarse a convertirse en un hombre de carácter que sabe quién es y hacia dónde va, que es dueño de sí mismo. Precisamente la palabra carácter, que proviene del verbo griego jaráso, significa “yo grabo”, queriéndose indicar con ello el acto de imprimir una señal o marca. Por lo tanto la formación de la voluntad del hombre implica este marcar: esculpir al sujeto de la voluntad, esculpir al hombre entero. Por eso es que el carácter no es algo “además” del hombre, algo yuxtapuesto a él: el carácter es, en cierto modo, lo que el hombre ha hecho de sí, lo que él ha grabado con las opciones de su voluntad en el tiempo de su existencia. Se trata, así, de producir su propia historia. Si el tiempo, como refiere san Agustín en el libro XI de las Confesiones, es una distentio animae, un ensanchamiento del alma, una suerte de expansión del ser, la escuela media deberá formar al hombre para que cada opción que haga, constituyendo su tiempo, sea hecha en orden a su entera formación. El hombre culto sabe que el tiempo no es un continente o un escenario dentro del cual se ejercen sus opciones, sino que es su propia libertad la que genera su temporalidad existencial. La causa del tiempo es la libertad del hombre y, por ello, el tiempo de cada hombre es su tiempo. Cada hombre es absolutamente responsable de su tiempo, de qué y cómo ha elegido, y si lo que ha hecho lo hizo para edificarse o para empequeñecerse. Insistimos una vez más: la escuela media no es un mero tránsito hacia la Universidad sino que tiene un propio y elevado fin cual es el de hacer que el educando sea plenamente hombre.

Anuncios

Etiquetado como: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Créditos

Diseño y gestión digital: @Condolasa

Créditos

Edición de contenidos: @SBroggi

A %d blogueros les gusta esto: